Enogastronomía

La misma matriz cultural que ha dado origen a la arquitectura y a las manifestaciones de la región de Marmilla, es reconocible en los productos típicos de la artesanía y de la cocina. Ésta última incluye un amplio repertorio de especialidades, entre las cuales el pan y la pasta son las más significativas. El trigo duro utilizado para producir estos alimentos es a menudo el "Senatore Cappelli", una variedad que se caracteriza por un rendimiento más bajo en comparación con otros cultivos sardos, pero particularmente rica en sustancias que aseguran la buena consistencia de la masa y su elasticidad, características que presentan los productos de la panadería y la pastelería de calidad superior.

Entre los panes están, el civraxius, grande y con la costra dura y su moddizzosu y su coccoi, que son tal vez los más conocidos. Entre las pastas, las más famosas son sa fregua, a menudo cocinada con is sinzicorrus o caracoles;los malloreddus, ñoquis sardos cocinados con salsa de tomate y salchicha; y los is cruguxois, raviolis rellenos.

Las especialidades más estrictamente locales son generalmente primeros platos, como los marraconis fibaus, espaguetis hechos a mano; las tallutzas, pasta corta elaborada con la mezcla que avanza de la preparación de los coccoi; y tallanius, una pasta cuyos cortes más pequeños se utilizan en la preparación de sopas o verduras, mientras que los cortes más grandes se consumen con las típicas salsas de la zona. Últimas pero no menos importantes, las crogorittas, que se asemejan a las crestas de los gallos, y las caòmbas, que tienen forma de palomas y que se usan principalmente para preparar las sopas típicas de la Pascua.

Todas estas pastas, a menudo perfumadas con azafrán, son sazonadas con salsa de tomate simple o con salsas de pollo, cerdo o cordero, y espolvoreadas generosamente con el queso producido en la zona.

Entre los primeros platos están también las sopas. Éstas son a base de legumbres y cereales, condimentadas con tocino o con el hueso del jamón. Otras especialidades son los frijoles con manteca de cerdo, llamados faa e lardu, y la sopa de hinojo silvestre enriquecida con queso fresco.

 La tradición pastoral lleva a la mesa las carnes de cordero y de oveja, aunque no falta el emblema de la cocina de Cerdeña: el cerdo. Por lo general, se trata de carnes de excelente calidad, asadas en las brasas de maderas aromáticas (roble, lentisco, madroño, oliva). A ellos se les suman los preparados que utilizan la carne de cerdo adulto y las aves de corral. Los gallos y gallinas, generalmente preparadas al horno, crecen en el patio de la casa, y un tiempo no era raro que estos animales compartieran el espacio con perdices o codornices, que entraban en el menú de las fiestas. La carne producto de la caza, una vez abundante en estas tierras, hoy es difícil de encontrar, pero de vez en cuando a la mesa llega las carne de jabalí, marinada en vino fuerte de la región.

Muchos otros platos tradicionales se basan en productos del campo: caracoles, boveri o tappadas, consideradas verdaderas delicias; las aceitunas en salmuera, los tomates secos, las setas en aceite o asadas sobre las brasas y sazonadas con ajo y perejil, y también los espárragos, rábanos, alcachofas, acelgas, judías, calabacines y berenjenas. Incluso el aceite de oliva extra virgen, elaborado con variedades autóctonas, es de excelente calidad.

Los dulces de almendras (gattou, gueffus, candelaus, cruguxoisi de mendua) cierran las comidas junto a las pardulas, pirichittus, biancheddus e panis de saba.

Los vinos que acompañan la comida son los más característicos de la isla. Entre los tintos se distinguen el Cannonau, el Bovale y el Mónica; entre los blancos, además del Vermentino, merecen la pena mencionar el Nuragus y el Semidano di Mogoro. Malvasía, Moscatel y Vernaccia son complementos obligados de los dulces. Por último, muchos de los municipios de la región, están involucrados en la producción de vinos  IGT (Indicación Geográfica Típica). Por esta razón, los vinos tintos, rosados y blancos se producen de acuerdo a una rigurosa disciplina que permite solamente el uso de las uvas cosechadas en la misma región.

Related contents