Suelo y rocas

En los pies y en las laderas de la Giara, se pueden ver algunas rocas sedimentarias miocénicas de origen marino. Se trata, fundamentalmente, de sedimentos margo-arcillosos, bancos de piedra arenisca, margas, algunos lentes de caliza y corales.

Al subir, se pueden ver (en la localidad Su Padenti, al noroeste de la altiplanicie) los tipos de rocas del complejo marga-arenisca-conglomerado, relacionados con la "Formación de Samassi".

Las vulcanitas que forman la parte superior de la Giara son de naturaleza basáltica con afinidades alcalinas y sub-alcalinas. A lo largo de las laderas se extienden los bloques rocosos que se han ido deslizando por los taludes, resultado de la expansión del material basáltico. Los bloques, de diferentes tamaños, se encuentran principalmente en el área adyacente al punto de desprendimiento, pero también se pueden observar a una distancia considerable de éste, debido a la rotación, que los lleva hasta la base de las laderas.

La distribución de la tierra es muy irregular, debido a la continua sucesión de afloramientos rocosos y suelos poco profundos  (aproximadamente 50 cm de profundidad). Los suelos presentan una importante componente arcillosa, como resultado de la alteración de las lavas basálticas que cubren frecuentemente la parte inferior de los Paulis. Esta componente ha permitido la impermeabilización y, por ende, ha favorecido la formación de éstos característicos depósitos de agua con carácter temporal.

A lo largo del curso de los ríos principales que forman los bordes volcánicos (río Molinu, río de Paba, río Franceschina, río Setzu), se localizan los depósitos aluviales, compuestos principalmente por grandes bloques de basalto, piedras, grava y arena.