Visita la Giara

Sa Giara Manna, la Giara Grande, es el nombre que han dado los pobladores de la zona a la imponente meseta que se localiza en la frontera entre la Marmilla y el Sarcidano. Se le llama Manna (grande), para distinguirla de otras formaciones similares, no muy lejanas, pero de dimensiones reducidas: la Giara de Serri y la Giara de Siddi. La forma particular del relieve, que se eleva abruptamente en el paisaje montañoso de la región, lo convierte en una especie de fortaleza natural, en cuya parte superior se conserva un ecosistema de gran interés, que incluye los extensos bosques de alcornoques; la densa maquia mediterránea (vegetación arbustiva) y un conjunto articulado de pequeños estanques temporales, llamados Paulis, que recogen el agua de lluvia durante casi todo el año y que constituyen el hábitat de muchas especies animales y vegetales de gran importancia. A ellos, en primer lugar, se debe la cantidad de turistas que visitan estos lugares y en particular, a los famosos caballos que, aunque han ayudados al hombre desde tiempos inmemoriales, viven aún en estado salvaje.

Frecuentada por nuestros antepasados ​​desde el Neolítico, y utilizada todavía hoy por los pastores locales para el pastoreo de ovejas, cabras y cerdos, la gran meseta basáltica conserva rasgos preciosos de su más remoto pasado: domus de Janas y nuragas muy numerosos dispersos por el territorio. Y entonces es tal vez la fuerte relación que siempre ha tenido el hombre en con este entorno, las huellas de esa relación, que constituyen el principal atractivo de la Giara; es la sabiduría milenaria que permitió el uso de una tierra tan rica, sin comprometer su naturaleza. Y al final, tal vez es esto es esto que hay que tener en cuenta al momento de promover el turismo en estos lugares: no es importante conservar una pureza natural absoluta, sino tomar el buen ejemplo que la historia de este lugar nos ha dejado, conservando el equilibrio que ha permitido la utilización de los recursos naturales sin comprometer el medio ambiente. Un equilibrio delicado, que podría ser alterado en cualquier momento.

Estas son las razones por las que los pueblos a los pies de la Giara han promovido su propio territorio, tratando siempre de resaltar la relación indisoluble entre la extraordinaria naturaleza aún hoy intacta y la cultura que ha logrado preservarla. Cultura antigua, resultado de la inteligencia de las personas que vieron en esta tierra una fuente importante de vida y de esperanza y un horizonte dentro del cual forjar su propio futuro. Al estudio y a la difusión de esta cultura fueron dedicados los esfuerzos de aquellos que en las últimas décadas se han comprometido a crear una red de innumerables museos regionales, para custodiar y proteger los recursos tangibles e intangibles, naturales y culturales, paleontológicos, antropológicos, históricos y científicos, que se dan a conocer a quienes se aventuran en esta parte de la isla. Recursos que son, sin duda, la verdadera riqueza de esta tierra.

 

 

Approfondimenti

Vías de comunicación

La riqueza de los recursos naturales, el patrimonio arqueológico, las huellas arquitectónicas del pasado, hacen del territorio de la Giara de Gestu

La tradición culinaria de Marmilla, ahora encuentra sus fieles intérpretes en los chef de los numerosos restaurantes dispersos por la región.

La mejora de los recursos ambientales, históricos y arqueológicos del LIC (Lugar de  Importancia Comunitaria) “Giara de Geturi” y la presentación d

Related contents